aumenta rotacion de personal

Es difícil atraer buenos empleados, pero mantener a los mejores empleados es todavía más difícil.

 

Si hablamos de retener talento en nuestra empresa, debemos considerar que son profesionales con alta empleabilidad, y es posible que les aparezca una oportunidad laboral que no pueden dejar pasar, pero lo más probable es que la razón de su renuncia recae sobre la empresa que deciden dejar.

 

¿Qué sucede en nuestra empresa que ahuyenta a los empleados talentosos? Hay diversas razones que tienen peso suficiente para generar una alta rotación de personal, pero en este artículo quiero centrarme en las reglas que espantan a los empleados que quisiéramos fidelizar.

Aquí tienen una infografía al respecto:

rotacion de personal

 

Toda empresa tiene (o debe tener) un Reglamento Interno de Trabajo y un Manual de Políticas internas. Estas reglas bajo las que se rigen todos los trabajadores dan orden y respaldo para permitir que se desempeñen de la mejor manera, cierto? Bueno, no siempre.

 

Una cultura organizacional con fuerte enfoque en reglas y parámetros puede ser contraproducente y provocar el rechazo de personas líderes y creativas que deseamos retener como trabajadores. Se quedan muchas veces trabajadores mediocres, con un desempeño mediocre que convierte a la empresa también en una empresa mediocre. Incluso ellos también se van, aumentando costos de reclutamiento, capacitación, beneficios sociales, etc.

 

En RR.HH., parece que nos encanta hacer reglas, pero hay reglas que sirven y reglas tontas, y definitivamente necesitamos dejar de producir las últimas. ¿Cómo sabemos que estamos produciendo una regla tonta? Préguntate a quién va dirigida. Si va dirigida a personal que, en primera estancia, desearíamos no haber contratado, entonces es una regla tonta.

 

Aquí les señalo 9 ejemplos:

 

1- Reglas tontas para contratar

Basar el reclutamiento y selección SÓLO en la búsqueda de palabras clave en los CVs. Actualmente, se está usando un escáner que reconoce automáticamente las palabras claves que se buscan para un puesto. Aunque esta práctica no es aún tan usada en Latinoamérica, a veces se trata de reclutadores que miran los CVs de la misma forma en que lo hacen estas máquinas. No sólo deshumanizan el proceso, sino que dejan pasar frente a sus ojos a importantes talentos.

 

Y ya que estamos hablando de humanizar la selección de personal, una regla positiva en toda área de RR.HH. debe ser contactarse con los postulantes no elegidos para comunicarles el resultado. Además de que es cruel dejar a las personas con la incertidumbre, habla muy bien de los valores corporativos.

 

2- Reglas tontas de asistencia

rotacion de personalA veces, he observado que los jefes se centran en lo más básico cuando les cuesta presentar resultados positivos en lo más complejo. ¿A qué me refiero? Cuando un jefe tiene problemas con su equipo (sea por producción o clima laboral), más se agarra de pequeñeces para mantener la sensación de control (como amonestar a alguien porque llegó un minuto tarde o no dejar que alguien se ausente así haya fallecido un familiar).

 

Estoy totalmente de acuerdo con que haya un horario de trabajo que se respete, pero algunas veces es bueno mostrar algo de flexibilidad cuando la situación lo amerita. Los trabajadores no son robots, y aunque no lo crean, tienen vidas personales que atender de vez en cuando. Si una persona está produciendo los resultados deseados en los tiempos establecidos, no hay necesidad de tener un control excesivo. Cuando alguien falla muy seguido con el horario, muy probablemente también falle con otras exigencias y termine saliendo pronto de la compañía.

 

 

3- Reglas tontas en la evaluación del desempeño

Las evaluaciones del desempeño pueden ser una herramienta poderosa para incrementar la productividad, como también puede ser un arma de destrucción masiva. Muchas empresas han automatizado su uso, la han convertido en un arma al utilizarla como un ritual anual que no provee un feedback valioso.

 

Peor aún cuando se transforman los resultados en rankings comparativos, del mejor al peor trabajador. ¿Qué trabajador valioso va a querer permanecer en una empresa que trata a las personas así? No es lo mismo reconocer los resultados sobresalientes a generar competencia insana.

 

La única retroalimentación valiosa se da al momento en que se observa, y para esto se necesita una comunicación fluida entre cada trabajador y su línea de mando. Se debe alentar las fortalezas y corregir las debilidades de las personas que desean trabajar todo el año, no incentivar que “metan punche” los últimos 3 meses antes de la evaluación anual para recibir ese aumento prometido.

 

4- Reglas tontas para el uso de internet

internetMe parece razonable poner restricciones al tiempo de uso o limitar el acceso a determinadas páginas web, pero prohibir o negar el acceso a información por completo es absurdo.

 

Dependiendo del puesto en el que trabajan, permitir el uso de internet puede generar empleados más productivos y orientados a soluciones.

 

5- Reglas tontas de aprobación

Implementar una cadena larga de burocracia para cada mínima decisión es la forma más efectiva de sabotear la proactividad de los trabajadores, y por lo tanto, a la empresa. Envía un mensaje de falta de confianza en el criterio del personal, y si no confías en su criterio, ¿por qué fueron contratados?

 

Lógicamente, algunas decisiones requieren previa aprobación de personal en puestos superiores, pero es importante dar algo de espacio a la solución de conflictos y a la creatividad de todos. Tener que aprobar cada cosa lentifica los procesos, cuesta dinero y traba el aprendizaje de los trabajadores.

 

6- Reglas tontas para las millas de viajero frecuente

Viajar por trabajo no es fácil. Dejas tu vida, familia y/o amigos para atender un trabajo donde muchas veces no conoces a nadie. El ajetreo del aeropuerto, los vuelos cancelados o los viajes incómodos pueden realmente generar mucho estrés en quien lo vive. Por esta razón, las millas viajeras, o cualquier otro beneficio ganado por un servicio al viajero frecuente, deberían ser para el trabajador, no para la empresa. Es esta persona la que se lo ha ganado y no genera ningún gasto, sino más bien recompensa al empleado por su sacrificio.

 

Tener reglas que digan lo contrario es desmotivador e injusto.

 

7- Reglas tontas para los celulares

rotacion de personalConfiscar celulares para que no se distraigan con este genera malestar y ansiedad en la mayoría de empleados.

 

A nadie le gusta que le quiten algo tan personal como un celular, y honestamente, si necesitas quitar los celulares para asegurarte de que los empleados cumplan con su trabajo, tienes problemas más grandes de los que crees.

 

Las personas no se distraen por culpa del celular. Se distraen porque no quieren trabajar en ese momento. Tu misión ahora es descubrir la razón  e implementar una estrategia para modificarlo, no ir confiscando cada medio de distracción.

 

 

8- Métodos de retroalimentación tontos

No quiero desacreditar a todo tipo de encuesta para evaluar alguna variable en la empresa, pero nunca he tenido la oportunidad de ver una que haya sido una verdadera buena inversión.

 

Si quieres saber sobre el compromiso de los trabajadores, préguntales. Si quieres saber sobre su satisfacción laboral, pregúntales. Si nunca lo has hecho antes, probablemente no se sientan muy confiados o tengan miedo de tener consecuencias negativas, por lo que no esperes que te cuenten todo lo que piensan inmediatamente. Sin embargo, construir una línea de comunicación directa y dejar muy claro que las puertas está abiertas para conversar, hará que poco a poco te enteres de boca de los mismos trabajadores cuáles son sus inquietudes, cuál es el sentir general sobre la empresa o sobre un área y qué intervenciones son necesarias.

 

Una encuesta o un formato de “marque con X” sólo dan respuestas superficiales y no genera compromiso, cosa que sí logra la conexión personal y la comunicación.

 

9- Reglas tontas para las vacaciones

rotacion de personal

En algunos casos, se vuelve necesario sacar obligatoriamente a vacaciones a algunos trabajadores, sobretodo cuando no ha habido una planificación previa organizada durante el año. Incluso muchas veces se le pide al trabajador que no salga porque su presencia es “indispensable”, pero luego nos encontramos con una lista larga de personas a las que habría que indemnizar y sacamos de vacaciones a la mitad de la empresa.

 

Para evitar esto, algunas empresas han optado por elegir unilateralmente las fechas de vacaciones de su personal, y no hay opción a cambios porque desordenan su calendario.

 

Esto puede ser un gran desmotivador, pues para muchas personas, sus 30 días libres son sagrados, y si bien no siempre van a conseguir salir los días que quieren, que sean obligados a salir cuando no es conveniente para ellos no se siente como vacaciones reales.

 

Lo ideal es planificar con el trabajador las vacaciones al principio del año laboral y llegar a acuerdos mutuos en la medida de lo posible. A veces la empresa tendrá que decidir unilateralmente respecto a este tema pero debe siempre dejar un espacio para ser flexibles si el trabajador lo requiere.

 

Espero que hayas encontrado este artículo útil. Déjame un comentario con tu opinión o cuéntame sobre a qué otras reglas tontas debemos ponerles fin. 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: